CEREMONIA CONMEMORATIVA POR LOS 51 AÑOS DE LA MASACRE DEL 2 DE OCTUBRE, EN TLATELOLCO

Publicado el 02 Octubre 2019
5d3394ce-f8a3-422f-9492-c364293a68ca.jpg
84218a6e-d275-48b4-a558-17051f89ab64.jpg
eee46757-e96d-4064-99b0-521402a79089.jpg

-Esta mañana, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, encabezó la conmemoración por los 51 años de la matanza del 2 de Octubre en la Plaza de las Tres Culturas, acompañada por la titular de la SECTEI, Rosaura Ruiz Gutiérrez y otros funcionarios y sobrevivientes

Fue justo un miércoles 2 de octubre de 1968 la fecha en la que se registró la matanza de Tlatelolco que conmocionó a México y al mundo. Hoy, 51 años después, la Jefa de Gobierno, la doctora Claudia Sheinbaum Pardo, en compañía de algunos sobrevivientes, funcionarios y vecinos, encabezó la ceremonia conmemorativa en la Plaza de las Tres Culturas.

A su llegada, Shenibaum Pardo, con la secretaria de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación, la doctora Rosaura Ruiz Gutiérrez y el resto de acompañantes, se dirigió al asta bandera para iniciar la ceremonia con el izamiento a media asta en señal de duelo con acordes a cargo de integrantes de la escuela secundaria 2 Ana María Berlanga.

Después, se trasladaron al centro de la plaza, al pie de de la estela, donde la Jefa de Gobierno, dijo que para su administración, los jóvenes caídos del movimiento estudiantil de 1968 siguen siendo una muestra de inspiración para luchar por la democracia, la libertad y la no represión, así como por la búsqueda constante de la justicia en nuestro país.

En una remembranza de su propia historia, relató que entonces ella tenía seis y su madre fue partícipe como profesora de la Escuela de Ciencias Biológicas del IPN. Gran parte de mi niñez, rememoró, la viví al lado de Félix Hernández Gamundi (ahí presente), Raúl Álvarez Garín, Salvador Martínez della Rocca y de muchos dirigentes más, a quienes visitaba los domingos en Lecumberri, junto con mi madre. “Ella me enseñó, con esas visitas, lo que significaba la injusticia, la falta de democracia y la represión”, apuntó.

Después dio lectura a los puntos del pliego petitorio que se impulsaban entonces: presos políticos, libertad; desaparición de los artículos 145 y 145 bis del Código Penal, que tipificaban la disolución social; la desaparición del cuerpo de granaderos, por ser un cuerpo represor de los movimientos sociales; la destitución de mandos policíacos, la indemnización de víctimas de los actos represivos; el deslinde de responsabilidades y el dialogo público. Refirió que en recuerdo de esas demandas, decidió a su llegada al cargo desaparecer al Cuerpo de Granaderos de la Policía Capitalina.

Poco antes, Félix Hernández Gamundi, integrante del Comité del 68 y uno de los sobrevivientes de la matanza, planteó que hoy, a 51 años de lo ocurrido, aún quedan muchas tareas pendientes, pero hay una que permanece: la demanda por la justicia, la democracia, la libertad y la igualdad.

“Me estremece el recuerdo y la memoria; veo el balcón del tercer piso”, dijo. A partir de entonces aprendimos nuevas formas de hacer política y hoy tenemos un México distinto. Desde el Comité del 68 sabemos que hoy hay demandas en muchos temas, pero invitamos a que los planteamientos se hagan en forma pacífica”.

Al terminar los mensajes, la Jefa de Gobierno encabezó una guardia de honor en la estela. Junto con el resto de acompañantes, depositó una ofrenda floral y se montó una guardia en honor. Después se escuchó un toque de silencio en memora de los estudiantes caídos y, luego, se entonó el Himno Nacional interpretado por la Banda de Música de la Secretaría de Cultura y el Coro de la Ciudad de México.

En el acto, estuvieron presentes la Secretaria de Gobierno, Rosa Icela Rodríguez; la procuradora de Justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy Ramos; la presidenta de la mesa directiva del Congreso de la Ciudad de México, Isabela Rosales Herrera; el presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Rafael Guerra Álvarez; el diputado del Congreso local y ex líder del movimiento del 68, José de Jesús Martín del Campo, y el alcalde de Cuauhtémoc, Néstor Núñez López.